Cómo afrontar la Navidad y el fin de año
después de una separación involuntaria de la familia

Read in English

behavioral-health

por Sarah Anderson, PhD, Psicóloga de DMG CRS

Esta época navideña encuentra a muchas familias de Arizona separados de sus seres queridos al otro lado de la frontera.  Estas separaciones involuntarias ensombrecen lo que típicamente es una época feliz del año.  En particular las familias con hijos, enfrentan el reto de celebrar las fiestas mientras viven el luto o tristeza de estar alejados de un ser querido.  El centro de recursos de las fiestas de fin de año de la asociación psicológica estadounidense The American Psychological Association Holiday Resource Center indica que “Todos nos sentimos estresados de vez en cuando, pero la época del fin de año viene con sus propios factores de estrés que pueden hacernos sentir aún peor.”  ¿Cómo podemos afrontar esta época tan especial y difícil del año? Pueden ayudar las siguientes estrategias:

  1. Aceptar los sentimientos: Es importante aceptar y expresar nuestros sentimientos y reconocer las emociones de los que nos rodean. “Usted puede sentirse como que siempre tiene que estar contento, aunque debe recordar que la navidad y el fin de año es una época sentimental,” escribe la psicóloga Dra. Julie Jones, en su blog sobre el sufrimiento y la época de fin de año grief and the holidays.  El estar contento un momento y después triste es algo normal durante el proceso de superación de una pérdida.  El poder compartir estos sentimientos con otros puede ayudar a crear lazos en la familia.
  2. Planificar: Decida qué tradiciones de fin de año quiere continuar, y cuáles necesitan adaptarse o cambiar debido a las nuevas circunstancias. No tenga miedo de adoptar o inventar tradiciones nuevas.  El planificar puede asegurar que se incluyan los seres queridos que están ausentes y de alguna forma pueden fortalecer los lazos familiares.  Un ejemplo de una nueva tradición puede ser el intercambio de cartas.  Los miembros de la familia se escriben cartas los unos a los otros, y expresan sus mejores recuerdos, agradecimientos, sentimientos y esperanzas por cada uno – la carta debe abrirse el día de fiesta.
  3. Evite aislarse: Ahora es más importante que nunca ser parte de la comunidad. Participe en algún evento comunitario o acepte la invitación a la fiesta de algún amigo.  El sentirse parte de la comunidad puede disminuir los efectos del estrés y fomentar un sentimiento de bienestar.
  4. Expectativas razonables de sí mismo y los demás: Puede ser que se sienta presionado a compensar la ausencia de su ser querido y crear “las festividades más perfectas de fin de año” para sus niños. En vez de eso, piense en aceptar las fiestas de fin de año según se vayan dando: Los momentos bellos y felices, así como los tristes y difíciles.
  5. Salga al encuentro de los demás: Haga algo para facilitarle la carga a otra persona o busque a alguna persona que también haya sufrido una pérdida o enfermedad.
  6. El perdón: “Guardar rencor es como sujetar un carbón caliente con la intención de lanzárselo a alguien más; es uno el que se quema.” Esta frase se le atribuye a Buda y enseña el daño físico y mental a nuestra salud que puede resultar cuando nos aferramos al odio, rencor y deseo de venganza.  Everett Worthington, conocido escritor e investigador sobre el tema del perdón asevera que “no puedes hacerle daño al perpetrador si no lo perdonas, pero puedes liberarte si lo perdonas.”  Las investigaciones sobre la psicología positiva sugieren que hay beneficios emocionales del perdón.

No importa cuál sea su situación durante esta época de fin de año, tome la decisión de ser paciente consigo mismo y tómese el tiempo necesario para sanarse y mantenerse sano.  ¡Que sus fiestas de fin de año sea un tiempo de renovación y de paz!